Categoría: Opinión

[Opinión] ¿”Recocido” Forever?

Apenas se conocieron las canciones de Queen Forever, el disco que lanzará Queen en noviembre próximo, se percibió en las redes sociales una casi generalizada desazón en el fanático promedio de la banda, incluidos los que participamos en el blog, así que quisimos expresar nuestro parecer sobre esta nueva aventura del tándem May-Taylor.

Nancy, uno de los cerebros de esta bitácora, nos entrega su poco benevolente opinión sobre el álbum. Queremos a los veteranos, fueron y son muy importantes en nuestras vidas musicales, pero no les podemos celebrar todo:

¿Recocido Forever?

Por Nancy

Por años esperamos el lanzamiento oficial del Rainbow remasterizado. Y por fin ya es un cumplido. Pero este año también nos ilusionamos con el anuncio de un nuevo disco llamado Queen Forever, el cual tendría material inédito, es decir, arreglo de algunas maquetas a medio terminar o canciones absolutamente desconocidas. Ha sido frustrante enfrentarnos a que esa ilusión alimentada por Brian May y Roger Taylor no ha sido otra cosa que una nueva decepción.

Bohemian Rhapsody, ¿el primer videoclip?

¿El primer videoclip de todos los tiempos?

Por Nancy Deacon

Un videoclip es un enganche extra con el que cuenta una canción para promocionarse. A través de ellos, los artistas representan la canción en forma de historia, con ideas abstractas, o simplemente salen en cámara tocando el tema. Si tomamos lo anterior como características esenciales lamento comunicarles que la Rapsodia Bohemia no es el primer videoclip de la historia, pero sí marcó la pauta para que este formato se utilizara de forma masiva de ahí en adelante en la historia de la música pop.

A Kind Of Magic, 4 de 10

Bienvenida sea la diversidad de opiniones… y estúpidos sean los que se creen dueños de la verdad. Lo sabemos bien, discutir sobre artistas y sus respectivos discos es todo un tema, siempre llueven los puntos de vista para defender o atacar algún material. Cuando amamos algo con ahínco (como Queen, para nuestro caso) eventualmente nos podría doler un poco si alguien se digna a hablar pestes de los queenies: que Mercury era fletazo, que Deacon sólo era el bajista del grupo y nada más, que Taylor era un baterista mediocre y blah blah. Son monsergas que a algunos nos resbalan, claro… aunque aún existen los fans que se exasperan con estos dichos. Por cierto, entendemos y apoyamos sus reacciones.

La rica discografía de Queen tiene puntos altos y bajos (quiero creer que son muchos más los aciertos que los fracasos). No sé si mi opinión sea objetiva o apasionada, pero siempre he supuesto que la década dorada de la Reina fue la de los ’70. Los años siguientes son los más comerciales, los del Queen de pelo corto. En esa ajetreda década ochentera, Freddie and company supieron lanzar discos que saciaron nuestras necesidades melómanas… unos más que otros, obviamente. Acá sobresale, para bien o para mal, A Kind Of Magic.

Del gusto al fanatismo: el paso

La mayoría de los que pasamos por acá es porque nos consideramos fanáticos de la Reina. Algunos no lo admiten gritándolo a los 4 vientos, pero en la intimidad que se comparte con el equipo de música, computador o “personal estéreo” escuchando Queen terminamos por descubrirlo… canciones que sentimos hasta el alma, que ponen los pelos de punta y a las que le hallamos cada vez más detalles ocultos… un proceso que nos lleva simplemente a admitir ante nosotros mismos que efectivamente somos fanáticos.

¿Pero cuándo es que uno da el paso? Siendo muchos de nosotros admiradores de la música en general hay algo que gatilla en que se reconozca el fanatismo. Fidelidad a Queen ante todo. En lo personal me encantan los Beatles, Elo, Yes, Pink Floyd, Aimee Mann, en fin, demasiadas cosas como para hacer una lista acá. Es más, me trato como una melómana. Pero Queen es caso aparte. ¿Cómo darnos cuenta que no hay paso atrás?

Los Queeneros y su ¿odio? a Paul Rodgers

Sé que tras estas pantallas hay muchas personas que odian a Paul Rodgers.

Personas que, como yo, defienden a Freddie ante todo.

Personas que aman a Queen ante todo, y que en su sangre sólo circulan células Q.

Personas que creen, como casi todos los rockeros, que el reggaetón es una mierda [no sé por qué dije eso].

En fin, personas que creen que son los absolutos dioses en cuanto a conocimientos de Queen… y que respetan a Queen como una entidad formada por 4 integrantes: Freddie, Brian, Roger y John [el 98% sigue ese orden]. Personas que piensan que Queen es el período donde sólo tocaban ellos 4.

Queen se inició como una banda de pueblo que tocaba covers y un par de canciones propias, esa banda se llamaba Smile y estaba compuesta por un astrónomo, un dentista y un diseñador gráfico: Brian May, Roger Taylor y un señor llamado Tim Staffell. Tres personas que compartían una afición por el gran Jimi Hendrix, 3 muchachos que tocaban en pubs de Londres y que teloneaban a grandes como Pink Floyd. Una bandita que tocaba con genios como Joe Cocker, y con otra agrupación con camino que se llamaba Free [comienzan a asociar algún nombre por ahí?]. Sí, esta banda estaba compuesta por el archienemigo número uno de los Mercuryanos, el bajista sí, originalmente él tocaba el bajo en su grupo señor Paul Rodgers. Claro, pueden perfectamente decir “sí, tocaron una vez juntos el 27 de febrero de 1969″…