Bohemian Rhapsody, ¿el primer videoclip?

¿El primer videoclip de todos los tiempos?

Por Nancy Deacon

Un videoclip es un enganche extra con el que cuenta una canción para promocionarse. A través de ellos, los artistas representan la canción en forma de historia, con ideas abstractas, o simplemente salen en cámara tocando el tema. Si tomamos lo anterior como características esenciales lamento comunicarles que la Rapsodia Bohemia no es el primer videoclip de la historia, pero sí marcó la pauta para que este formato se utilizara de forma masiva de ahí en adelante en la historia de la música pop.

Hasta el siglo pasado, gracias a los recordados discos de acetato y vinilo (¡benditos sean!), la masificación de la música fue posible, y con ello, los artistas se convirtieron en mega estrellas. No contaremos acá las variadas películas antiguas en la que los protagonistas cantaban enamorados, pero sí a Carlitos Gardel que quiso inmortalizar su imagen cantando en el formato de cine. Años más tarde también lo hicieron The Platters, Bill Haley y otros artistas en la película Bailando al compás del reloj. Pero el primero en incorporar un ambiente y baile ah doc fue “Elvis Pelvis”, conocido como Elvis Presley; Jailhouse Rock fue parte de la película del mismo nombre, pero este extracto con estilo de videoclip se convirtió en un clásico.

Años más tarde la idea fue imitada fuera de un film por The Beatles; los chicos de Liverpool nos entregaron más de un ejemplo: Day Tripper, Paperback Writer, Strawberry Fields Forever, Something, Penny Lane, Lady Madonna, A Day in the Life, entre otros. Estos clips no se re

alizaron dentro de un programa de televisión, o no en un estudio al menos, lo cual ya era una clave de la creciente idea de representar una canción y mostrar a la banda haciendo algo distinto, no sólo tocando ante un público, y ello ocurrió con otros grupos como The Animals (con una interesante puesta en escena, aunque siempre tocando) y Deep Purple, entre otros. El videoclip comenzó a cobrar vida desde entonces.

Otros grupos antes de realizar el videoclip con una sola canción decidieron unir canciones en una sola película. Pink Floyd es el gran ejemplo, con proyecciones de las ruinas de Pompeya mientras tocaban. Y si quieren aún más ejemplos está el de The Velvet Underground and Nico, quienes, auspiciados por Andy Warhol, se atrevieron a mostrar particulares presentaciones musicales acompañadas de proyecciones de imágenes en el escenario, pasando a ser un adelanto de lo que veríamos hoy en los megaconciertos… y quizás esas imágenes hoy conformarían los videoclips. Pero volvamos al fin a lo que nos gusta a todos los que pasamos por aquí: La Reina.

Se le llama el primer videoclip de la historia a Bohemian Rhapsody, pero más que eso, Queen tuvo un sentido más acabado del concepto de videoclip, porque en principio cuesta imaginar la representación de la parte de los coros de la Rapsodia; sin embargo, curiosamente es lo más recordado por el público: las imágenes de ecos alargándose y los efectos interesantes que tardaron unas 4 horas de edición en la época y que anunciaron el nacimiento de una industria dedicada al fin de publicitar las canciones.

Galileo, galileo, galileo, galileo, galileo fígaro, magnífico oh oh oh oh!“. Esta es sin duda la parte más recordada por la gente, las expresiones de Roger y Freddie con luz lateral y dura, y con un final de ecos de colores… luego seguirían los coros donde se ven los cuatro queenies cantando y desprendiendo más imágenes. Eso era lo nuevo, el resto de la canción era lo típico, la banda tocando.

Ahora es importante destacar por qué se les ocurrió hacer un vídeo: como varios sabrán, la canción en vivo no es posible de realizar, no con la calidad del disco que fue logrado con dos semanas de sesiones de grabación. Por ello, cuando los integrantes de Queen fueron invitados al recordado programa de la BBC Top of the Pops decidieron que no harían doblaje porque se vería muy falso, y así idearon el videoclip para mostrar la canción en el programa. Pero esa idea ya se le había ocurrido a The Beatles hace años atrás; lo que nadie esperaba era un tan buen resultado televisivo, acorde con la calidad de la canción. Finalmente eso convirtió al clip en un éxito que dio la vuelta al mundo, aunque la idea en principio no era esa. Luego de eso el director del video, Bruce Gowers, se dedicó varios años a producir videoclips a artistas como Rod Stewart, Bee Gees y Michael Jackson, entre otros.


Incorporar en una sola canción representaciones y la inversión de dinero en efectos fue lo que logró los aplausos en los empresarios de la música que vieron ahí otra forma de aumentar las ventas. Aunque antes la idea existía, el éxito fue tal que Bo Rhap marcó la pauta para que varios grupos y artistas comenzaran necesariamente a promocionar los singles con su complemento visual.

Eso sí, hay que volver a hablar de otras bandas. Abba y Black Sabbath, entre otras, también habían incorporado elementos extras a una tradicional presentación musical. En el caso de Black Sabbath, con la canción de igual nombre, se puede apreciar algo parecido a sangre en la pantalla… antecediendo a las herramientas que en el futuro serían habituales en los videoclips. Esto ocurrió antes de la invención de Bohemian Rhapsody, pero sólo Queen (aquí se empezará a notar mi fanatismo) pudo ser capaz de llamar la atención y convertir al videoclip en un producto imprescindible para que los grupos musicales obtuvieran la tan anhelada fama, o al menos ello facilita el camino. Aún con los costos que significó el clip de la Rapsodia Bohemia, la inversión tuvo un buen resultado. Y las excéntricas formas de puesta en escena consiguieron el deseo del público de ver a los artistas no sólo tocando sus temas.

Los periodistas en general y por supuesto las casas discográficas se alimentan de calificativos como: “El rey del rock“, “la reina del pop“, “el primer videoclip de la historia“, “estilo alternativo“, cualidades que en realidad son cuestionables y no tienen un fundamento tan poderoso. Frases comerciales, nada más. El verdadero acierto de Bohemian Rhapsody, si bien no es el primer videoclip como tal, al menos impulsó a la industria discográfica para que consideraran esta herramienta publicitaria, pero más allá de eso, creo que ésta es una de las canciones más espectaculares que se han creado, pero ese es otro tema a discutir, aunque para mí no hay debate, es una obra genial.