Entrevista a Jer Bulsara

Esta entrevista fue publicada el 2 de Septiembre del año 2006, para el periódico The Times del Reino Unido.

Pensábamos que seguiría para siempre, así se titula esta entrevista

Para el mundo, Freddie Mercury fue el líder exuberante de Queen, pero ¿cómo lo recuerda su madre? Tim Teeman lo descubre.

Jer y Bomi Bulsara asistieron a la mayoría de los conciertos de Freddie Mercury. Pero no al de Live Aid, del 13 de Julio de 1985, cuando su hijo, literalmente sacudió al mundo. “Fue un evento tan enorme, que podría haber sido demasiado complicado estar allí” Jer cuenta. “Por lo que lo vimos en televisión. Estaba tan orgullosa. Mi esposo se volvió hacia mí y dijo, “Nuestro muchacho lo ha hecho”

El día en que Queen sacudió al mundo

Es difícil de cuadrar lo extrordinario de Mercury, pavoneándose con su presencia en el escenario en contraste con la pequeña casa en las afueras de Nottingham, donde Jer vive. La casa es llamada “Fredmira“, en combinación a los nombres de sus hijos, Freddie y Kashmira. Con sus cojines rellenos, sonando un reloj y con una decoración neutra, no es el tipo de lugar que esperas de la madre de un Dios del Rock para vivir allí.

Sin embargo, aquí esta, su muy querido y añorado Freddie, en una serie fotos fijas de sus videos, viendo a su adorado. (Con sus labios carnosos y una sonrisa amplia, la pequeña Jer se parece mucho a su hijo. En la esquina, hay una estatua que conmemorar su acceso dentro del Salón de la Fama del Rock and Roll. En la pared cuelga una pintura que Freddie hizo cuando tenía 14 años de dos caballos, uno negro y otro blanco.

La vida de Mercury, fué un juego de contrastes. El fue un excesivo y mega-showman, cantando a todo pulmón himnos tales como Radio Ga Ga, y la más famosa, Bohemian Rhapsody. Pero también fué ferozmente privado y hablaba en voz baja. Él tuvo enormes y locas fiestas (Habían rumores de que habían enanos, sirviendo cocaína) pero si Freddie estaba en el Reino Unido, el iba a visitar a su madre una vez a la semana por su comida favorita (dhansak) y hablar acerca de “cosas familiares”. Él dijo una vez al New Musical Express en 1974 que “era tan gay como un narciso” pero la información se salió del punto de vista público. Él era una celebridad de la vieja escuela quien deliberadamente se envolvió en un misterio.

En el día 23 de Noviembre de 1991, Mercury emitió esta declaración: “Tras la enorme conjetura en la prensa durante las últimas dos semanas, deseo confirmar que he dado positivo en las pruebas del VIH y que tengo Sida. Sentí que era correcto mantener esta información en privado hasta ahora para proteger la privacidad de los que me rodean. Sin embargo, el tiempo ha llegado para mis amigos y fans alrededor del mundo de saber la verdad y espero que todos se unirán a mis doctores y a todos en el mundo en la lucha contra esta terrible enfermedad. Mi privacidad siempre ha sido muy especial para mí y soy conocido por mi escasez de entrevistas. Por favor entiendan que esta política continuará

El día siguiente Mercury falleció de una bronconeumonía como resultado del Sida. Él habría cumplido 60 años este martes y la ocasión se está caracterizando por un gran número de acontecimientos: Un día de tributo en Montreux, donde tenía una casa y donde se encuentra una estatua de bronce de él, una exhibición fotográfica en Londres y un documental del canal ITV que examina su vida y su legado. Tal como su hijo, Jer rara vez concede entrevistas, pero esta entusiasta por Freddie “por ser recordado y celebrado”. Agarra un pañuelo de papel durante nuestra conversación. Con ella se encuentra Roger Cooke, esposo de Kashmira.

Mercury nació como Farrokh Bulsara en Zanzíbar. La familia vivió en un departamento con vista hacia el mar, “una vida confortable” nos dice Jer de 83 años. Cuando joven Farrokh era muy feliz y amaba la música, nos dice: entre ella el folk, la ópera y la música clásica. Podría hacer fiestas con ella. A los 8 años, lo enviaron a un internado en la India. “Lloré cuando lo dejamos pero por si sólo se mezcló con los otros chicos”, Jer recuerda. Allí adoptó el nombre de Freddie (los chicos solían adoptar nombres Cristianos en Inglés y formó una banda, The Hectics.

The Hectis 1958-1962

Su hijo no era un rebelde. Jer insiste en su tranquilidad, “pero el siempre quizo ser un showman” En 1964 hubo una revolución en Zanzíbar y la familia llegó a Inglaterra, instalándose en Feltham, Oeste de  Londres. “Freddie estaba tan entusiasmado: Inglaterra es el lugar que deberíamos ir, mamá. Pero fue muy difícil.” Bomi obtuvo un trabajo como cajero, Jer como asistente en Marks y Spencer.

Freddie acudió a una escuela de arte. “Le dije, ¿Qué vas a hacer hijo?” y me dijo que no sabía. Lo recuerdo llenando formularios de solicitud para trabajos y diciendo, “Espero que no lo obtenga”. Viendo a Elvis Presley en la televisión, él prometió: “Voy a ser como él algún día” Pasó el tiempo en la escena musical, cambiando su apellido a Mercury.

Freddie en el Ealing Art School (1966)

Queen se formó a principios de los años 70’s. Jer recuerda cuando asistió a su primera presentación. “La madre de Brian May y yo nos preguntábamos, ¿Lo lograrán?” Esa noche pensé “Sí”. Aunque, después de que su hijo se hizo famoso, ella continuó trabajando en Marks y Spencer por un tiempo.

¿Piensa que Mercury era una persona escandalosa en el escenario? “Es lo que todo artista debe hacer para complacer a la audiencia”, nos dice. ¿Las fiestas? ¿El hedonismo? (Doctrina que proclama el placer como fin supremo de la vida) “Como madre te preocupas, pero debes dejar que tu hijo haga su vida” Roger repentinamente dice “Freddie mantuvo su vida en secciones: trabajo, su círculo social, nosotros. No las mezclaba mucho. Jer dice “Él siempre respetó a su familia y nos amó muchísimo”

¿Sabía que él era gay? ¿Salió del clóset con ella (su madre)? “No.” Agarra el tejido, los ojos se le llenan de lágrimas. “Esta es una área demasiado sensible”, nos dice Roger, y agrega que Mercury jamás salió del clóset con su familia.

Pero un rato después, más relajada, Jer nos dice que Freddie no se imaginaría la reacción de las personas sabiendo que él era gay, que no le importaba lo que las personas pensaran de él. ¿Pero no era suficiente con decirlo abiertamente?. “En esos tiempos, la sociedad era diferente desde entonces,” nos dice Jer “Hoy en día es más abierta de mente, no es así?” Jer cree que si él estuviera vivo, Mercury, también sería  más abierto de mente.

Roger cree que Mercury se habría preocupado de su salida del clóset podría haber afectado las ventas de los discos, aunque él era muy privado. “Su actitud fué “Mi vida es mi asunto”. La distinción fue que él era privado, no tímido.

“No quería que nos afectara” nos dice Jer. “No creo que estaba dirigido a la familia”, Roger nos dice: “Le gustaba tener a gente en diferentes grupos”

“Cuando venía a casa él sólo era ‘Freddie’, nos dice Jer. Tenía los pies sobre la tierra, Roger agrega. “Cuando pienso en Freddie, pienso en la canción de Eagles, Life’s Been Good: “Es difícil de manejar/Esto de la fortuna y la fama/ Todo es tan diferente/ Pero no he cambiado.”

¿Qué hay acerca de su enfermedad? Jim Hutton (Compañero de Freddie durante los últimos seis años de su vida), en su libro Mercury y Yo, dice que Mercury dió positivo en 1987. Jer, otra vez se ve visiblemente disgustada. Mira hacia cualquier lado.

Jim Hutton con el libro "Mercury y Yo" (1994)

Roger dice: “No le dijo a nadie de la familia. Gradualmente fuimos conscientes que él tenía una enfermedad pero no teníamos idea que era o que tan seria fuera. En Agosto de 1990 Kashmira y yo vimos una marca en su pié.  Era el sarcoma de Kaposi (un tumor maligno del tejido conectivo a menudo asociado con el Sida).”

“Kashmira le preguntó qué era, si se iba a poner mejor. Freddie dijo: ‘Tienen que entender que lo que tengo es terminal. Me voy a morir .’ Eso fué. No dijo que era Sida. No se dejó registrar inmediatamente (medicamente). Nos fuimos manejando a casa y puse un cassette, y de todas las cosas, era él cantando Who Wants To Live Forever?. Esto repentinamente nos trajo el significado de lo que él nos había dicho.

¿Cómo se habría sentido él acerca de las críticas de que si hubiera salido del clóset y acerca de su diagnóstico del Sida? “Él habría pensado, “Que se pudran, no es ninguno de sus asunto,” nos dice Roger. “Fue solamente Jim Beach, su manager, quien lo convenció de hacer pública esta declaración.” Tranquilamente Jer nos dice: “Él quería que el mundo y sus fans supieran la verdad.”

Mercury una vez le dijo a su madre que podría jubilarse y dedicarse a la pintura. “Sólamente nos reímos y le dijimos que no lo dejaríamos. Que pensábamos que seguiría para siempre.” La última vez que Roger lo vió, Freddie habló acerca de “cosas normales, ciertamente no de su enfermedad”. Freddie miró directamente hacia el agua del estanque de su jardín Japonés.  Jer dice que la última vez que vió a su hijo fue “muy emotivo, pero muy duro” Él le preguntó, ¿Estás bien? ¿Te preocupa la prensa?’ Nosotros le dijimos: “No te preocupes  por nosotros, cariño” Él estaba tan enfermo y aún era muy cariñoso.

Hubieron muchas historias en los tabloides después de su muerte, incluída la carga de que él había escondido su origen Indio. “Pero Freddie no era Indio,” nos dice Roger. “Era Parsi. Los Parsis se establecieron en la India y fueron gradualmente absorbidos dentro de su cultura de la misma manera que los Judíos fueron absorbidos dentro de otras culturas y países. De hecho, los Parsis fueron conocidos como los Judíos de la India.” ¿Pero él nunca habló acerca de ésto? “Para Freddie el pasado era el pasado. Solamente quería hablar del futuro” nos dice Roger.

Las canciones de Mercury en la radio, se volvieron a veces muy emotivas para Jer. Su favorita es Somebody to Love. Escuchando su suave voz es más difícil y es más “Él”. Bomi falleció hace tres años (2003), “dejó un gran vacío” pero Jer se mantiene ocupada y se ha ser reconocida en la calle y el supermercado. El otro dia un hombre le dijo: “Que bueno que se vea tan bien”

Freddie junto a Jer y Bomi

Jer ha pasado por lo que cada padre (madre) no debería — ver morir a su propio hijo — también se mantiene enormemente tan protectora de él como él era de ella. Una de las cosas que la  mantiene a seguir, son las cartas que recibe de la gente (dirigidas a “La madre de Freddie Mercury, Nottingham”) diciendo lo que sus canciones han siginificado para ellos.  Si él estuviera vivo, él habría compuesto Óperas Rock. En una entrevista una vez dijo que quería irse al infierno, en vez del cielo: “Piensa en todas las personas interesantes, que encontrarías allí abajo.”

Jer está aún tiene agarrado su tejido cuando me fuí, pero está lejos de estar trágica o desprovista. Alegremente se ríe de cómo Mercury podemos imaginarnos habría celebrado sus 60 años (excesivamente probablemente). Es un largo camino desde Zanzíbar a Nottingham pero, como su difunto hijo, amante de la vida, Jer Bulsara ha deleitado el viaje.

Fuente

Blackthorne