Se me hace dificil publicar esto: el día del terremoto en Chile me encontraba trabajando hasta tarde y decidí escribir mi historia del concierto de Queen en Chile, un momento mágico con muchos buenos amigos, y principalmente un momento feliz de la vida. Eran las 3:14 am cuando terminé de escribir las últimas líneas, y el cataclismo se sintió a las 3:34. A continuación, las líneas redactadas esa triste noche.

============================

Han pasado casi 2 años cuando con unos amigos nos enterábamos que probablemente la banda que más nos había hecho soñar se acercaría a Chile… probablemente, porque era 99% seguro que fuera a Brasil a tocar gratis en Río de Janeiro. Con Diego Moreno (un buen amigo de la infancia) y otros Queeneros comenzamos a averiguar acerca de los pasajes a Rio en esas fechas, dijimos inclusive nos vamos en Bus, total Queen es Queen y ni huevón nos los perdemos.

Los meses pasaron hasta que en septiembre nos confirmaron que Queen + Paul Rodgers vendrían a Chile, como dementes nos pusimos a averiguar dónde y a qué precio, a esa altura éramos capaces de vender nuestras almas por ir a escucharlos en directo, hasta que un día intruseando en ticketmaster.cl encontramos el precio de los tickets, y las posibles ubicaciones. Coordinamos con Diego, Mauricio’s [Fernández y Torres] y Francis el horario en que nos reuniríamos para ser los primeros en comprar los tickets. Domingo 9:30 de la mañana en la tienda del centro, ni para misa me despiertan temprano pero allí estábamos, los 4 muertos de frio [junto al hermano de Mauricio que nos prestó la tarjeta para el descuento] esperando para que abrieran la tienda y así por fin comprar nuestros preciados tickets [Afortunadamente me había salido un pituto en esos días por lo cuál pude pagar parte de la entrada (Mauricio me prestó el resto de las lucas hasta que me pagaran la otra parte de la pega)].

Pasaron los meses hasta que mientras cenábamos en familia ese lunes 17 de noviembre la prensa decía que Queen había aterrizado en Chile… no tenía ni un peso para el bus, así que asumí que simplemente viajaría el día antes del concierto en la noche. Mi papá me dijo: “Tienes dónde quedarte en Santiago”, partí raudo [por no decir rajé] a hablar por MSN con Bruno y me dijo “te puedes quedar acá en mi casa, hay una pieza disponible”. Arreglé un bolso pequeño para las cosas de la semana [tenía charlas esa semana en Santiago], y emprendí viaje a Santiago, con nada más que $20.000.- para los pasajes y comida.

Llegando a Santiago, fui a dejar las cosas donde Bruno,  conversamos un poco me mostró unos DVD’s de Queen y me dijo “mira hay unos fans que se van a juntar un rato más para irse al Hotel yo tengo prueba así que anda y suerte”. Partí camino a una estación de metro que ni yo conocía, y nos ubicamos por las poleras [yo andaba con una de Microsoft, las de Queen nos llegarían el mismo día del concierto] y caminamos y caminamos hasta llegar al Hyatt. Ahí nos encontramos con otros amigos Queeneros que nos dijeron “Roger y Paul salieron hace 15 minutos”… dijimos bueno, total a la vuelta los veremos de cerca… nos sentamos en el pasto a conversar hasta que un Carabinero nos llamó y dijo “Ustedes esperan al chascón?” obviamente le dijimos sí, a lo que nos respondió “Ya, miren, uds manténganse allí que cuando baje yo los voy a llamar para que lo saluden”… Dicho y hecho, bajó Brian y el Carabinero nos llamó, el guardia nos dice Brian firmará autógrafos pero nada de fotos personales [idiotas por qué no pedimos una grupal??] y él se acerca muy amablemente y nos saluda, primero a unos amigos nuevos [ellos eran hermanos] y ella tenía un bebé, Brian les dice ”oh, qué lindo bebito”. Comenzó a firmar autógrafos hasta que llegó el punto de que me firmara a mí, le pasé mi Vinilo Chileno de Queen II [me lo regaló mi mamá por allá el 98] y me dice “I like it” [o algo así] le contesté “It’s Chilean, original” me responde “wow, it’s amazing” y me sonríe, aprovecho de correrme al lado para que firme a otros y luego volver a colarme para que firme la Bandera Morada de Innuendo [Que me regaló mi papá allá el 98 aprox]. Brian se subió a la camioneta y se despidió de nosotros. Prácticamente lloramos, el sueño de nuestra infancia se hacía realidad, estrechar la mano y conocer en persona a Brian… Llamé a mi papá y le dije “wn acabo de saludar a Brian May y me firmó el vinilo y la bandera que me regalaste” , llamé a mi amigo Helmuth, a mi compadre Carlos y les dije lo mismo, pta que estaba emocionado, era Brian May de Queen, el chascón, el genio de las guitarras, el personaje que tiene ¼ de la culpa de que sepa inglés [el otro ¾ es culpa de Freddie, Roger y John]..[Confieso que no llamé a mi polola porque ella estaba trabajando]

Unas horas después con los muchachos fuimos a almorzar al mall que está cerca, y a la vuelta vemos pasar a Brian en la camioneta… dijimos, bueno aquí lo veremos nuevamente. Unos 30 minutos después vuelve al hotel y nos vuelve a saludar uno por uno, hasta que un pelota/idiota/hdp le toma la mano mala y Brian grita “Hey, what are you doing” se molestó y se entró al hotel, antes de que cruzara la puerta le grito “Brian, have a nice Day in Chile” y se da vuelta a asentirme con el pulgar en modo de agradecimiento… ya estábamos pagados por el sacrificio de ir allí.

Esa misma tarde también conocí a Jamie y a Danny, 2 personas muy sencillas y amables que se tomaron fotos con nosotros y nos autografiaron algunos ítems. Además de conocer a grandes fans de Queen, conversamos, hueveamos, e inclusive cantamos ’39 a las afueras del hotel… Fue una tarde mágica pero lo mejor aún estaba por venir.

Continuará

==============================

De los amigos Queeneros aún nos falta encontrar a Diego Moreno, Mauricio Torres, Mauricio Fernández.

Sabemos que los muchachos de Santiago y Viña están bien, Rockcio de Temuco y Franjis también.

Si saben de otros muchachos, avísennos para actualizar la lista.

Un abrazo desde acá para todos.