Mal enfocados


Ya se ha hablado someramente de los muchos desaciertos de Queen, pero ahora nos centraremos en las equivocaciones sólo después de la muerte de Freddie Mercury, y lo haremos quizás siendo más críticos. Duele saber que se han cometido muchos desaciertos… más aún si vemos a otros grupos de la misma época de la Reina que sí han sabido manejarse después de muchos años de trayectoria; eso nos produce desazón y algo de envidia quizás.

Mi amiga personal y/o compañera doctrinaria Nancy supo describir con certeza todo lo que Queen no ha hecho correctamente en el último tiempo. Si a alguno le parece un tanto punzante este artículo y se siente dolido, recomiendo no seguir leyéndolo… aunque claro, el espíritu crítico es un sello que siempre ha caracterizado a nuestro blog y no pretendemos cercenarlo sólo para caerle bien a todos. Empezamos:

Mal enfocados

Por Nancy Deacon

Al morir Freddie todo sobre Queen y su futuro era incierto. Hoy el escenario no cambia. Recuerdo que Queen declaró haber perdido al integrante más preciado y querido del grupo, y aún diciéndolo, creo que nadie lograba dimensionar la frase. La serie de errores que se han cometido en nombre de Queen desde entonces han sido varios, pero antes de que usted se enoje por esta noble y humilde crítica diré algo muy cierto: hasta los más grandes cometen errores…

Evidente, pero jamás innecesario, es decir que la ausencia de Freddie acabó con buena parte de Queen, y es aquí donde aflora la gran duda: ¿qué pasa con el talento restante del grupo?, ¿por qué no han logrado triunfar fuera de Queen, siempre de una u otra forma vuelven a la esencia de la Reina?. Los discos solistas de Brian y Roger tienen sus seguidores, pero podemos adivinar sin mucho pensar que se trata de queeneros, taylorianos y mayanos en su mayoría. Y de sus producciones podemos decir buenas cosas, como es de esperar son músicos de calidad, logran interesantes composiciones, pero en el caso del Doctor hay un hecho indesmentible que ha atentado siempre: la voz. Difícilmente sobresale la voz de May en un proyecto solista, y queramos o no, eso influye en el poco éxito que logra para ganar adeptos que no sean fans de antes. El talento como guitarrista de Brian es brillante, y creo que en sus discos solistas es más atrevido y arriesgado, por la libertad de sus producciones propias, pero la guitarra no lo es todo para el mercado actual.

Roger es otro caso distinto, tiene excelente voz, pero le faltan las ganas de recorrer el mundo mostrando sus obras. Un músico multiinstrumentista quizás poco disciplinado o flojo para querer sobresalir más con su música. Los vicios del alcohol y las mujeres puede que atenten contra el gran talento del rubio guapo, pero más coincidimos todos los fans en que se trata de extrema pereza, y pareciera que para que todo funcione sigue faltando “Queen”. Es entonces cuando Roger y Brian deciden sorprender bajo el nombre de la reina, y como resultado obtenemos pésimas compilaciones, lanzamientos de DVDs que son conocidos por la mayoría de los queeneros más viejos. ¿Servirán estas compilaciones realmente para captar nuevos fans, para enseñar Queen a nuevas almas carentes de buena música? Hasta ahora, jamás he sabido de un caso así, un joven que descubre una compilación nueva de Queen, como Queen Rocks, GH III, y el futuro Absolute Greatest y que se haga fan de inmediato gracias a eso. Producciones prescindibles, que no atraen nuevos seguidores, y si, lógicamente muchos no fans los compran, pero difícilmente profundizan más en Queen, dudo que vayan a hacerse fans. Y como hay excepciones, no son más que eso, casos precisos.

Odio llegar a este terrible momento en que volvemos al tema más vergonzoso en la carrera de Queen después de la muerte de Freddie: FIVE. Cuántos de nosotros nos sentimos humillados por el resto de la gente que bromeaba acerca de cómo podían tocar con el quinteto pop. Un episodio ojalá borrable de nuestras memorias, pero no. Cuál era el fin… Algunos creen que sirvió para acercar a los jóvenes a Queen, pero creo que sólo acercó a más poperos a Five por tocar con Queen, y no al revés. Una decepción, innecesaria, versión mediocre de We Will Rock You, y era de esperarse que fuera así. A pesar de eso, el cover llegó al número 1 en las listas británicas. Y para quienes no lo saben, no fue un simple cover, NO, May y Taylor participaron tocando y aparecieron en el video clip. Para mí, lejos, ésta ha sido la más imperdonable de todas.


Luego de eso, pensando que podrían continuar colaborando con artistas de mayor trayectoria, más trascendentes en el mundo del rock, o bien de la música en general, de nuevo tuvimos que agachar la cabeza. Esta vez era el turno de Robbie Williams. Calificada como basura por John Deacon, los maestros esta vez no desdeleitaron con una versión de “We are the champions”, agradecemos que Freddie no tiene tumba para que no se revuelque. Y esto tampoco califica a la altura de la Reina, así que la manoseada idea de pensar que la nueva versión sirve como un puente para acercar a las nuevas generaciones al legado queenero es absurda.

Y para dar continuidad al tema, los proyectos de Queen, que además de no contar con Freddie, tampoco cuentan con otro de los integrantes, el equilibrio entre los extremos del grupo, precisamente el de la visión musical más comercial, el de bajo perfil: John Deacon. Más allá del talento de Juanito, si los proyectos de Queen tuvieran su respaldo visible todo sería más fácil para el chascón y el rubio. La ausencia deaconiana es piedra en el zapato, hay una nebulosa alrededor que deja pensando acerca del distanciamiento, hay algo más que el hecho de retirarse de la música, un desacuerdo que no sabremos hasta que quieran reconocerlo dentro de unos años, por ahora no debemos confiar, pero si conformar con las supuestas bendiciones del señor del bajo a May y Taylor con el nuevo Queen. Parece extraño que John ni siquiera quiera participar en los asuntos clásicos de la Reina, no comenta los dvd’s, ni las nuevas ediciones de discos, tampoco habla de sus propias canciones. No se puede evitar pensar que algo lo cansó de este mundo musical, y a eso sumar que no hay un objetivo claro en la nueva propuesta de Queen. Y puede que se piense que la ausencia de Deacon no afecta, pero eso es un error, ya que cuando se promociona a Queen + PR, cuando se habla de ese proyecto, siempre se debe aclarar que John no participa, y eso da menos credibilidad a la banda, y sin Freddie… hay poca unión, por decir lo menos.

Y antes de hacer referencia a Queen + Paul Rodgers (también conocido como Queen – 2), cabe mal destacar los compilados, porque el Greatest Hits III no tuvo razón de ser, lo que se pudo incluir de nuevo eran los temas del Made in Heaven, y más valía comprarse ese disco original. Se incluyeron covers que nada tienen que ver con el gusto de los queeneros, y para no alargarnos resumiré el ejemplo de Wyclef Jean y su versión de Another One Bites The Dust, que como hip-hop bailable puede pasar para quienes sigan ese estilo, para el público de la reina definitivamente no. Y causa extrañeza que muchos aleguen contra John Deacon en este punto, pero en esta ocasión no cometió pecado alguno, no participó del tema, distinto a lo que pasó con Brian y Roger y los casos de Five y Williams. Había un par de temas de los queenies solistas, pero aún así este disco no merece llamarse Queen Greatest Hits III.


Funcionar como banda nuevamente es un desafío tan difícil que más complicado que su funcionamiento mismo, es dejar satisfechos a los fans con las decisiones al respecto. Y las críticas son varias, algunas sobran, otras tienen asidero. Si un grupo vuelve a la escena musical debe hacerlo con honor, y para ello hay que dejar los fines comerciales de lado, tal que cuando se empieza, hay que demostrar el talento para ganarse la admiración nuevamente. Y como fan en eso puede que no sea tan objetiva, para mí Brian conserva el don de guitarrista, se mantiene intacto, Roger tiene su voz más gastada, y es normal con tanta fiesta y años encima, pero en la batería sigue demostrando su buena competencia. Pero… ¿habrán elegido bien a Paul Rodgers? Un cantante con excelente voz, difícilmente se la va una nota, pero no es ninguna leyenda del rock como algunos han tratado de defenderlo, un tipo que trae consigo una carrera musical medianamente reconocida, pero que dista tanto del estilo de Queen que choca un poco oírlo cantar temas de Freddie y de John… de hecho cuesta imaginarlo cantando el lado más humorístico y romántico de la Reina (un simple ejemplo podría ser: Good Old-Fashioned Lover Boy… mmm trato y trato, pero no, no me lo imagino). No obstante, siempre he destacado que sin ser la mejor opción se atrevió a llevar a cabo este desafío, y las comparaciones iban y venían, mientras él siguió un buen tiempo a pesar de ello. Si no se hubieran llamado Queen + PR les hubiese ido mejor de los que les fue, menos cuestionamientos, una mejor disposición para interesarse en el nuevo plan, y para reforzar esta idea sólo basta investigar en otros regresos, bajo otros nombres, no todos, pero muchos han logrado más éxito así. Usar el nombre de Queen no fue un buen enganche, todo lo contrario. Mal pensado eso.

El esperado álbum se hizo esperar, demasiado, y no tuvo éxito, aunque los más acérrimos fans de esta unión con Paul intenten decir lo contrario, no hay éxito, es un disco poco vendido, y adivinen quienes lo adquirieron, sí, usted pensó bien, los fans y nadie más (y no vale la pena pensar en las excepciones porque son muy pocas). No fue un total fracaso, sirvió de apoyo para la gira y así poder incluir temas propios, pero más que eso… el análisis se lo dejo a otro, que vea por qué no logró convencer a todos, o al menos a la mayoría. Pero ese solo hecho ya comprueba que mucho de Queen no tiene.

Y quién podría cantar ahora… ese es otro tema de discusión constante, en mi humilde opinión creo que fusionarse con The Who, sobre todo con Roger Daltrey es una excelente idea, y que John Deacon vuelva (¡Por favor!).

¿Podrán nuestros héroes encaminarse bien ahora? Tanto que deben analizar, deben seguir honrando a Queen por sobre todas las cosas, buscar proyectos a la altura de la Reina, y no rebajarse a tocar con figuras mediocres, no sacar compilaciones repetidas, sorprender con un nuevo dvd, producciones, elementos que a estas alturas cuesta que sean inéditos, pero no estén tan trillados es una meta más que posible de alcanzar. Y queda poco para los tristes 20 años de la partida de Freddie, de a poco comienza la expectación al respecto. Concédannos el favor de realizar algo al nivel de Freddie, de Queen.

Y si deciden regresar y tocar de nuevo háganlo pensando en la calidad musical, en tapar la boca a todos, en reincorporar a John y elegir personas con trascendencia artística, que se adapten más a la locura y flexibilidad del Queen que nos encantó, que no estén encasillados en un solo estilo, cosa difícil de encontrar, pero un esfuerzo ayudaría. Errar es humano, perdonar es de queeneros en este caso, así que deléitennos otra vez, sabemos que son capaces respetando las leyes queeneras. Amén.

Hasta los más grandes cometen errores…

Muchas gracias a Nancy por colaborar otra vez con nuestro blog 😉

Por supuesto, sus comentarios serán bienvenidos (en nuestro perfil en Facebook también puede dejar su opinión).