Freddie solo es otra cosa


Hola gente, les habla el Nano, la ex octava maravilla del mundo o derechamente, un Chantástico más. Les quiero comentar, después de un injusto tiempo fuera de las canchas, lo poco fructífero que resultó ser las performances de Freddie Mercury en vivo… pero sin Queen.

Sabemos y muy bien la cantidad de conciertos en solo que tuvieron Brian May y Roger Taylor a la hora de promocionar sus interesantes discos solistas. Vaya a saber uno por qué pero Freddie demostró todo lo contrario, cultivando así un perfil bajísimo para lo que conocemos del zoroastra zanzibarí.

Queen hizo demasiados conciertos durante 15 años. Y si comparamos lo que hizo Freddie independiente y lo que hizo la Reina, el parangón es desolador, pero eso dudo que eso cambie nuestra percepción algo idólatra hacia el bigotudo. Es parte de la estadistica de la que siempre paso pendiente.

Descontando lo que hizo Freddie antes de Queen (Ibex, Wreckage y lo demás), la Reina acostumbraba a telonear a Mott The Hopple. Sólo una vez, el 1 de diciembre de 1973, Freddie interpretó junto a ese grupo por entonces superior. Y todo fue muy escueto: la única canción interpretada por el maestro fue All The Young Dudes. Eso fue lo primero que hizo Freddie en vivo sin el alero de Queen (después de entrar al grupo). Pero fue algo cuantitativamente insignificamente. De hecho, ese mismo día, Queen tocó antes de Mott The Hoople.

Casi 6 años después, en octubre de 1979, Freddie ya era más conocido por la hinchada sofistica y viciosa de Queen, y aplicaría todo su potencial escénico junto al Royal Ballet y la Royal Philharmonic Orchestra. Fueron sólo dos canciones: Bohemian Rhapsody y la por entonces emergente Crazy Little Thing Called Love. No sólo fue canto con una linda voz: Bulsara se encargó de mostrar su faceta en el baile, de la que sabemos, Freddie no era alguien del montón. Esto puede familiarizarse en parte con lo que Freddie hizo 5 años después, en el video de I Want To Break Free.

En 1982, Freddie interpretó Jailhouse Rock junto a Taxi, en el Hog’s Grunt Pub de Cricklewood, en la zona metropolitana londinense. 10 meses después, en noviembre, Freddie tendría a un partner de alcurnia: Sir Elton John. Tres fueron los temas interpretados en compañía del creador de Sacrifice: Whole Lotta Shakin’ Goin’ On, I Saw Her Standing There y Twist & Shout.

Mercury se emancipaba parcialmente de Queen y jugaba a ser cantante solista. Bien no le fue, pero en esa entretención que él tuvo, promocionó su single The Great Pretender. Uno de los destinos fue Alemania. En el Vier Gegen Willy show, en el mes de Marzo, Freddie tendría su primer playback en solitario. Recordarán ustedes que Queen ya había caído bajo con ese recurso antes en San Remo y Montreux. Pelo engominado, apariencia en blanco y ordenado. Eso le bastó a Freddie y unos pocos minutos en la TV teutona para doblar The Great Pretender. Y sería todo. Freddie jamás se inspiró para iniciar un ficticio “Mr. Bad Guy Tour” o un “Living On My Tour”, que se yo. Bizarro sería ver en vivo a Freddie agitarse en escena cantando, por ejemplo, un Foolin’ Around.

El playback le quedó gustando a Freddie. No era perfecto. En fin, siguiendo con ese recurso válido pero mal visto por muchos, se juntó con la maciza (en todo el sentido de la palabra) Monsterrat Caballé. Junto a “la Monse”, Freddie interpretó Barcelona, en el Ku Klub en Ibiza, España, a fines de mayo de 1987.


El martes 14 de abril del año 1988, Freddie Mercury tendría su última presentación en vivo interpretando alguna canción. Hace unos años, en 1986, Freddie participaba del musical Time, en el que hizo hasta un video clip. Y nuevamente el master de masters usaba su espíritu de ayuda desinteresada para estar en eventos de esa categoría, todo en ayuda del SIDA que lamentablemente lo aniquiló tiempo después. Bulsara interpretaría sus últimas cuatro canciones en vivo: Born To Rock’n’roll, In My Defence, It’s In Every One Of Us (junto a Cliff Richard) y Time. Si quiere escuchar esto, bájelo del blog hermano del Gerson.

Si bien esto fue lo último que hizo Freddie en vivo, no fue lo último en escena, como muchos creen. Eso se consolidó el 8 de octubre de ese año, otra vez con M. Caballé. Barcelona, The Golden Boy y How Can I Go On fue lo final del Freddie activo sobre un escenario. Aunque claro, las tres canciones estaban respaldadas con el mentado playback.

Lo que me deja inconforme es lo que cité antes: hay temas que jamás se interpretaron en vivo. ¿Se imaginan a un público prendido con Love Kills?. Fenómeno.

En eso el maestro quedó al debe. Pero que le vamos a hacer, es bastante desabrido. Más desabrido que Paul Rodgers haciendo un “dirorirorero”… 😛