El Blog de Queen

El sitio de Freddie Mercury, Brian May, Roger Taylor y John Deacon

Y ya van DOS AÑOS!!!

Author: Sin Comentarios Share:

Nano a finales de los 80s
Una de las varias palabras que no tengo familiarizada en mi diccionario personal es “egocentrismo”. Pero me quiero dar una licencia y quiero derrumbar, de momento, mis principios. Como se dice por ahí, “mi intención no es molestar ni aburrir” a nadie con este extenso post. Hablaré sobre algo que de hecho no tenía planificado pero fue insoslayable: este humilde blog cumple este mes DOS AÑOS.

No lo tenía en mis planes porque pensaba que iba a postear algunas cosas, me aburriría con facilidad y dejaría botada esta cosa. Vaya a saber cómo o por qué pero me fui encariñando con esto.

La historia empezó raramente: me metí en este cuento de los blogs cuando supe lo que era, efectivamente, un blog. De hecho, la palabra “blog” no era tan popular como hoy, y no la conocía, pero supe de ese vocablo casualmente, gracias a una polémica que hubo entre dos personajes famosillos acá en Chile y que salió en la prensa, porque ese affaire fue escrito, precisamente, en un blog. Interesante y atrayente fue ese formato, que desconocía totalmente.

Empecé con un blog en el que hablaba de todo. Muy versátil resulté para mis cosas. Ese blog duró más de un año, pero hubo un momento en el que dije “basta”, me aburrí y se acabó. Pero de manera algo simultánea, cuando ese primer blog estaba terminando, empecé esto del blog de Queen. Aunque no lo hice solo. Esto partió “de a dos”.

En el instante que esto era un blog bipersonal, aparecí en el diario. No es que alguien me haya dicho que esto salió en la prensa un día domingo, sino que el destino hizo que comprara “casualmente” el periódico para quizás llenar el puzzle. Y en la sección de los blogs, apareció esta cosa, con un comentario que me llenó de gozo y que levantó mínimamente mi ego. Son otras las “cosas” que tengo levantadas y el ego es algo que casi no conozco, pero ese día domingo floreció a full. Sólo por un instante.

La cosa surgió tímidamente. Y consideren que había demasiadas cosas de Queen que desconocía. Por ejemplo, no sabía que “Scandal” tenía un video clip, o que el apellido de Freddie era Bulsara. O que dos videos queeneros fueron grabados en la casa de Taylor. En fin, mi conocimiento queenero era mediocre, tirando para malo. Pero esta cosa llamada blog me ayudó a saber más de este grupazo que es Queen.

Así como empezaron dos, también se fue integrando gente. Algunos empezaron como caballo inglés, pero terminaron súbitamente su participación. Por eso es que no sé si valga la pena reclutar personas, o colaboradores para el blog, que empiecen con todo para que después dejen “botado el barco”. Hay otros que ya llevan un buen tiempo y que siguen fielmente con esta causa, como el master Alan, un chilensis que al parecer es trilingüe (caso contrario, que me corrijan) y que vive en Montreal, Canadá. Sus aportes en descargas son más que buenos. Es más, gracias a sus colaboraciones aprendí más cosas que desconocía de Queen. Su legado aparte de ser para bajar material pasó, sin quererlo, a ser un aporte como dato trivia. El aporte de Alan Queenero a este blog ha sido tremendo. Se agradece de corazón.

La temática de esto solía ser la de un “videoblog”. Abuso de videos queeneros o afines al grupo. Estaba los clásicos videos clips, algunos videos en vivo y otros inclasificables. Algunos que ni siquiera debieron estar aquí, pero que puse simplemente porque soy ocioso o porque supuse que a alguien le podía interesar. También hubo algunos “posts relleno”, o material escrito intrascendente que vaya a saber uno por qué puse. Capaz que me haya fumado algo potente o en una de esas mi estado de intemperancia era feroz. Pero nadie es perfecto, aunque no hay que abusar en los errores tampoco.

También el blog incluyó fotos. Pero no “cualquier” foto. Si bien en mis primeras entregas puse fotos que eran más de lo mismo, nada espectacular, de ahí me centré, como maniático que soy, en colocar fotos algo interesantes, que no fueran tan simples y que resulten gratas para el lector, fotos de mejor calidad para darle más status, si se puede decir así, al blog. En mi reserva gráfica me quedan algunas, pero por un error torpe e imperdonable “extravié” y borré algunas fotos que ya no puedo recuperar, y que de seguro eran novedosas. Es una espina clavada o astilla molesta que no me sacaré nunca. La torpeza infantil me jugó una mala pasada. Aunque lo que me queda en fotos aún no es para nada malo.

El blog en el primer semestre del 2006
Aparte de crónicas y videos, hubo algunos cambios. De paso, esta bitácora queenera ha tenido más de una plantilla. Alguna vez tuvo una plantilla azul, y en otra ocasión tuvo una como la de la foto de arriba.

Así como el blog tuvo sus pifias y descalabros, también hubo unos buenos aciertos. Un par de cosas que a principio miré con desprecio se convirtieron de a poco en algo muy útil para este blog tributo. Lo primero fue el reproductor de música. Por más que un principio se usara la Radio Queen, de ahí el blog prefirió a Imeem y su reproductor. La preferencia se centró en los temas solistas de los “queenies”. Consideren que Imeem NO me acepta muchas canciones de Queen, tolerando sólo extractos de 30 segundos. Por eso lamento que no hayan temones como The March Of The Black Queen o The Millionaire Waltz, sólo por nombrar dos ejemplos. Es más, acepto que a veces entro al blog sólo para escuchar las canciones que mis sucias orejas han soportado por años. Aunque los tímpanos nunca se aburren. Opté por Imeem porque se escuchaba mejor que la Radio Queen, y lo que busco modestamente en este blog es lo mejor para los lectores asiduos a este sitio. Bendita sea mi exigencia.

Lo otro que partió como un elemento “cero aporte” pero que pasó a ser más que útil fue la mensajería. Por supuesto. Gracias a la misma tuve la oportunidad de agregar a muchos de mis contactos queeneros en el msn, que ya superan con holgura los 200 (al momento de confeccionar este post, ya iba en 248). En ella empecé a conocer a muchos queeneros de distintas latitudes. Gente tan fanática, o más, que yo. Fanática de algo sano y sofisticado como la música de Queen y su legado.

También me dio por escribir algunas crónicas personales, que eran a modo de columnas de opinión. Mi impresión de Queen en muchos ámbitos. Es que para mí Queen pasó a ser más que un grupo, un esti

lo de vida. Lo digo sin caer en exageraciones. No sé si mi fanatismo llegue a la altura del fútbol, del cual soy conocedor en extenso e hincha desde hace unos 15 años, pero la Reina dejó de ser y hace rato un simple grupo. Pasó a ser consuetudinario, a veces a modo de terapia y en otras ocasiones, cautivante entretención.

Y ahora que veo y veo el blog, siento que le faltan muchas cosas. Si el tiempo lo permite, iré complementando esto con más material. Cambios audaces que ojalá sean para bien. No sé si sea bueno o malo pero soy muy exigente. Demasiado. Por ejemplo, odio la mala escritura y las cosas vacías, me fijo en demasía en eso. Reconozco que hablo “como las hueas”, pero eso tampoco debiese implicar que escriba en el blog tal como hablo, sería una falta de respeto para el hincha queenero, que también es exigente. Por algo le gusta Queen. Por eso es que casi nunca quedo conforme con algún post o con el blog en sí. Estaría gratamente contento cuando vea como producto final a una bitácora completa y amena sobre Queen. Estoy a años luz de eso. O quien sabe.

Freddie en Stevenage
Cosa que también me produce varias sensaciones es la cantidad de blogs queeneros que existen hoy. Bonito es que un grupo legendario tenga, en este lado del continente, bitácoras alusivas en forma exclusiva a la Reina. No sé si haya un grupo de moda que tenga tantos blogs como lo tiene Queen. Aunque hayan algunos que hayan fenecido en el camino, por flojera o falta de motivación; otros siguen entusiastas… por ahora. Quizás, esta página sirvió, aunque sea minúsculamente, para emprender esto. De los blogs queeneros, el que más me gusta, y por lejos, es el blog del Gerson. Pero es que es una cosa impresionante. Un auténtico santuario de descargas queeneras, con una base de datos que atrae a todo queneero que quiera bajar algo de Mercury y compañía. Una auténtica Biblia queenera, con “capítulos” espectaulares y “versículos” de alto nivel. El trabajo de Mr. Gerson es muy completo y digno de mi admiración.

Si agradecer fuera obligación, entonces acepto con gusto. Debo dar las gracias a todos los que alguna vez dejaron sus comentarios en este modesto blog, a los que alguna vez postearon algo útil acá: aparte del Alan, de quién ya hablé, agradezco a la Mariana, una mini enciclopedia queenera trasandina, con su sapiencia sin igual y de un pensamiento muy certero, analítico y atinado; al Pablo Koleii, por sus requeteinteresantes datos que han ayudado para bien al blog, al Christopher, por sus buenas intenciones, al Blackthorne, por sus recientes aportes, y a los demás que postearon alguna vez en este modesto blog, y agradezco a los que visitan fielmente esta bitácora musical. Me encariñé con muchos de ellos, pero sería injusto nombrarlos porque se me escaparía casualmente algún nombre, y no quiero tener cagazos hoy y que me cataloguen de “ingrato”.

Vaya a saber si esto sigue cumpliendo meses o años. Eso lo dirá el factor tiempo u otras instancias. Pero sigo en esto, casi por posesión de la inercia y la rutina, pero no me quejo. GUSTOSO ESTOY DE SERVIR A LA REINA.

Previous Article

White Queen (Hammersmith '75)

Next Article

Keep Yourself Alive

You may also like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *