Tic Tac (o una telenovela netamente queenera)

Tic-Tac
Chile fue un país que siempre hizo teleseries, y sigue en ello, aunque no tengan, por lo menos a nivel americano, el prestigio de producciones colombianas, mexicanas y brasileñas, por nombrar algunos ejemplos. Lamentablemente, las teleseries chilenas no se jactan de tal prestigio porque, entre otros defectos, acá se usan modismos en exceso, y sería complicado vender un producto que fuera de Chile costaría entender. De hecho, eso ya ha pasado, a tal grado que han habido novelas chilenas que han tenido que ser dobladas a un “español neutro” para ser exhibidas afuera.

En serio.

Algunas de nuestras telenovelas son de corte puramente dramático, otras tienen dosis de comedia, en fin, de todo un poco. Unas han sido copiadas del exterior y otras han sido creadas de manera íntegra por guionistas nacionales. Pero hace más de 10 años, hubo una novela que fue vanguardista en su tiempo. Y nadie ha osado imitarla. Hablo de Tic-Tac.

Esto se exhibió por vez primera en el segundo semestre del año 1997. TVN (Televisión Nacional de Chile), canal autónomo, de propiedad del Estado y uno de los más vistos en Chile, lleva la sana costumbre de transmitir 2 teleseries por año, una por cada semestre. La lógica que imperaba esos años era que la serie más exitosa y con mayor ráting sería la del primer semestre. Las de la segunda mitad del año, vaya a saber uno por qué, no eran tan vistas. Tic-Tac fue transmitida en esa época del año, así que no tuvo demasiado sintonía en ese año 1997. ¿Por qué?. Entre otras cosas, porque perdió terreno por culpa de “Playa Salvaje”, el producto de la competencia, Canal 13.

Fue la primera, y hasta el momento, única telenovela en ocupar en su banda sonora temas relacionados con un solo artista y/o banda. Y el grupo aludido tuvo que ser QUEEN. La Reina fue favorecida con ser la banda que podíamos escuchar todos los días cuando se veía algún capítulo de este sabroso “culebrón”.

En ese año ’97, yo no era queenero, así que no aproveché el impacto mediático que provocó esta teleserie, por su carácter de “novedosa” en esos tiempos. Es más, ese formato igual sería llamativo en estos días. Aunque claro, la teleserie se repetiría en 2 ocasiones más, en el 2002 y en el 2005.

El trama era bien simple: todo transcurre en torno al fantasma de Maximiliano Ossa (Enrique Cintolesi), un tipo que murió en el año 1925, el cual “vuelve” 72 años después. En su regreso, se encuentra con Pola Santa María (Leonor Varela), una preciosura que era idéntica, en nombre y apariencia, a la mina que tenía Max en los años ’20. Por eso el encuentro del fantasma con la nueva Pola es algo mágico.

Con la condición de fantasma de Max, él sorprende a muchos con sus trucos, como traspasar las paredes. Naturalente, todos se maravillaron, excepto Nicolás (Francisco Pérez-Bannen), el “Caza Misterios” el periodista que las hacía de pseudo antagonista. Era el único que sabía que Max era un fantasma y que se valía de ello para sus sorprendentes actos. Además, el Nico le tenía ganas, si se puede decir así, a la Pola. Naturalmente, Max y Nicolás eran rivales.

Dos personajes recordadísimos por los que vieron Tic-Tac fueron Tomás Barcelona (Bastián Bodenhöfer) y Eva Félix (Ximena Rivas), una pareja con aires de gangsters que vivían pensando en el dinero y que tenían una relación de amor y odio muy especial, atípica en las novelas chilenas. Pasaban culpándose mutuamente por un supuesto millón de dólares que se esfumó.

El histrionismo de ellos gustó en la mayoría de los telespectadores. Tomás era dueño de la Radio Mágica y Eva lo era de una máquina que tenía en una mansión y que usaba para asustar y/o sorprender a la gente, haciendo parecer que la casa estaba embrujada. Como dijo un socio caribeño que ellos tenían en la novela, la mansión era la casita del “telol”. El palacio al que hago alusión es de Emilia Santa María (Peggy Cordero), anciana y hermana de la Pola “original”, y que se sorprenderá cuando vea a Max, al mismo que había conocido hace muchos años.

Isidora, Ivana y Pola
La loca típica del cuento era la Ivana Gabor (Coca Guazzini), veterana, madre de la nueva Pola y de una rubia exquisita y saludable, que trataba de conquistar a Tomás Barcelona, naturalmente, por ser un hombre algo acaudalado. Todo gira en torno al vil pero necesario dinero. Ivana y su hija Isidora (Mónica Godoy) eran algo orates, cosa de ver la casa en la que vivían, con muchas excentricidades. Un minigolf casero, por ejemplo.

El otro personaje recordado por los queeneros es el de Angela Smith, horrenda secretaria interpretada por Mauricio Pesutic. En efecto, es muy parecido a lo que hizo Robin Williams en la película “Papá por Siempre”, para que se hagan una idea. Mauricio personificaba a Angel Mendizábal, un padre de familia que se separó de su mujer, la Calú Barcelona (Adriana Vacarezza), hermana de Tomás. Para acercarse a ella y a sus hijos, tuvo que humillarse y disfrazarse de Angela Smith, una poco agraciada secretaria de la Radio Mágica y con una voz perfectamente ridícula. En efecto, Angela se hizo amiga de Calú. Llegaron a ser “íntimas”. Pero la verdad finalmente se supo. Aparentemente, se reconciliaron. El esfuerzo travestista valió la pena.

Otros personajes son de la memoria colectiva de quienes vimos la teleserie. Uno de ellos era el Memo, interpretado por el Rumpy, conocido relator radial que ha escuchado demasiadas historias sentimentales, para todos los gustos, en su carrera en el dial. Además del Memo, estaba Don Samuel (Jaime Vadell), viejo de mieda que para solucionar todo usaba su escopeta para atemorizar a los demás; la Dominique (Pamela Villalba), mina algo calentona y que trabajaba en la radio; Charly (Paulo Meza), el relator que tenía una voz sobreactuada, incluso, fuera del micrófono; la Samantha Rouge (Alejandra Fosalba), otra mina algo loca y de enojo fácil. Y así, sucesivamente…

Hubo otros personajes, pero eran los típicos con casi nula trascendencia o cero aporte. O como les diría yo, los “bonus tracks”.

La teleserie nos daba a conocer algunos sonidos queeneros, dependiendo del contexto o suceso que ocurría en el momento. En alguna escena romántica, se usaba “Friends Will Be Friends”, en cierto acontecimiento de preocupación, nos tocaba escuchar la intro de “I’m Going Slightly Mad”. Si salía la Ivana Gabor con alguna de sus locuras, existían dos canciones acordes a ella: “Seaside Rendezvous” y “Lazing On A Sunday Afternoon”. Y varias canciones sonaban, por ejemplo, Play The Game y Radio Ga Ga, entre otras. Si estoy en un error, me corrigen.

La música de la teleserie
Aunque además de las versiones originales, tocaban algunas versiones orquestadas, (por ejemplo, para Bicycle Race), covers en inglés (Bohemian Rhapsody, por The Braids) y covers latinos. De hecho, los covers latinos eran estos:

1. Otro Muerde El Polvo (Another One Bites the Dust) – Illya Kuryaki and the Valderramas
2. Juégale, Apuéstale (Play the Game) – Aterciopelados
3. Somos Campeones (We Are The Champions) – La Unión
4. Nosotros Te Conmoveremos (We Will Rock You) – El General
5. Días Que No Volverán (These Are The Days Of Our Lives) – Antonio Vega
6. Algún Día (Some Day One Day) – Soda Stereo
7. Sálvame (Save Me) – Soraya
8. Rap, Soda Y Bohemia (Bohemian Rhapsody) – Molotov
9. Se Fue, Se Fue (All Dead, All Dead) – Fito Páez
10. Como Librarme De Tí (I Want to Break Free) – Ketama
11. Presionando (Under Pressure) – Fobia
12. Cuando Te Vas (Love of my Life) – Paulo Ricardo
13. Casi Loco Por Tu
Amor (Crazy Little Thing Called Love) – Pablo Dagnino
14. Alguien A Quien Amar (Somebody to Love) – Aleks Syntek y la Gente Normal

Estas canciones aparecieron en el disco Tributo a Queen: Los Grandes del Rock en Español, en el mismo año 1997. Lo más célebre, quizás, es la versión de Soda Stereo. Bien saben eso los que fueron a sus conciertos de regreso en el 2007. De esas canciones, sentía natural predilección por el track 12, Cuando Te Vas, de Paulo Ricardo. Si quieren bajar estas canciones, pasen por AQUÍ

Lo único que no me caía en gracia eran los actores protagonistas: Leonor Varela (Pola) y Enrique Cintolesi (Max). Sobre todo el caso Max. Si bien ahora Leonor Varela es conocida en algunas apariciones en Hollywood (se le vinculó con Billy Zane, el villano máximo de Titanic, y a modo de rumor, con George Clooney), no me gustaba su forma de actuar, quizás por su acento medio “afrancesado” o su forma de hablar algo gangosa y/o nasal. Peor era lo de Cintolesi. Capaz que haya entrado a la novela por mero nepotismo. En un término más chileno, un claro ejemplo de “pituto”. El nepotismo es tan chileno como la burocracia, lamentablemente.

Si alguien quiere recordar viejos tiempos, vea este video, que corresponde a la presentación de Tic Tac. Aunque ya fue posteado con anterioridad en el blog:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=LhDLqUt6zDQ&rel=0&color1=0xe1600f&color2=0xfebd01&border=0]

Si hay reales interesado en bajar algo de Tic-Tac, pueden pasar por ACÁ. Hay links de descarga, pero lo malo es que están en RapidShare. Maldita es la espera entre un link y otro.

Resumiendo: esta telenovela marcó época en la televisión chilena, a pesar de no tener un alto índice de audiencia. Pero por lo menos muchos por aquí vieron aunque sea alguna vez esta novela. Y de seguro, los queeneros de la época, la disfrutaron y con creces. Cosa obvia. El grupo me empezaría a gustar algunas temporadas después, pero eso es otro cuento.

SUS COMENTARIOS SOBRE ESTA TELESERIE, POR ACÁ

Y de paso, gracias a las personas que me ayudaron en parte para hacer el post, con algún dato más que útil. Mis agradecimientos a la Matilde, a la Marebaa y a la Pau.

SEGUIR LEYENDO…