Bruce Gowers dirigió esto que resultó ser una presentación en vivo en el Nassau Coliseum, en Gringolandia, en febrero de 1977.