El Blog de Queen

El Blog de Queen

El sitio de Freddie Mercury, Brian May, Roger Taylor y John Deacon

Desde el blog

Innuendo, el final perfecto


La discografía de Queen es suculenta, bien lo sabemos. Descartando los discos en vivo y las compilaciones, la gama de álbumes queeneros no sólo es extensa en cantidad, sino que también hay calidad y variedad por doquier. Se ha dicho, y con justa razón, que Queen es un grupo único. No es que quiera fanatizarme con la banda, pero si nos ponemos serios y poco pasionales, nos percatamos con asombrosa facilidad que la Reina era un grupo sin parangón. ¿Qué grupo podía concebir temazos tan disímiles como Teo Torriatte, Cool Cat, Princes Of The Universe, Great King Rat y Headlong, por nombrar ejemplos al azar?. Sí, se entiende, hubo otros grupos variopintos, pero la versatilidad que nos ofreció Queen hasta el año 1991 de seguro que es digna de admiración y reconocimiento. Al menos, de los que creemos tener buen gusto musical.

Esa variabilidad musical se plasmó a full con el último disco de Queen con Freddie en vida: Innuendo. Esa misma insinuación fue, a mi entender, el cierre perfecto y la más preciosa despedida para ese tremendo personaje que nació con el nombre de Farrokh Bomi Bulsara, pero que los mortales conocemos como Freddie Mercury.

Innuendo fue el gran disco del Queen moderno, sin dudas. Era la época en que ya no se lanzaba un disco por año; eran los años en que el poder de los sintetizadores terminó por absorber a un grupo que, en sus inicios, se jactaba de no usarlos; eran los años en que el look de los queenies era mucho más formal que en los psicodélicos 70’s; eran los años en que Freddie optó por no estar más en los escenarios. Para bien o para mal, la época era especial.

Las grabaciones de este disco empezaron en el año 1989, mismo año del lanzamiento de The Miracle, y las mismas terminaron a fines de 1990. Al año siguiente, el 4 de febrero de 1991 (un día después, en los EE.UU.) se lanzó el disco con 12 canciones. Ya el disco sorprendió con el contenido del disco en distintos formatos. Fíjense en el orden de los tracklists, provistos por QueenPicturehall:

LP (Long Play)

Lado 1:

1. Innuendo (Queen) 6:31
2. I’m Going Slightly Mad (Queen) 4:06 *
3. Headlong (Queen) 4:30 *
4. I Can’t Live With You (Queen) 4:05 *
5. Ride The Wild Wind (Queen) 4:43

Lado 2:

6. All God’s People (Queen/Moran) 3:55 *
7. These Are The Days Of Our Lives (Queen) 3:55 *
8. Delilah (Queen) 3:33
9. Don’t Try So Hard (Queen) 3:33 *
10. The Hitman (Queen) 3:43 *
11. Bijou (Queen) 1:19 *
12. The Show Must Go On (Queen) 4:27 *

CD (Compact Disc)

1. Innuendo (Queen) 6:31
2. I’m Going Slightly Mad (Queen) 4:22
3. Headlong (Queen) 4:38
4. I Can’t Live With You (Queen) 4:34
5. Don’t Try So Hard (Queen) 3:39
6. Ride The Wild Wind (Queen) 4:43
7. All God’s People (Queen/Moran) 4:21
8. These Are The Days Of Our Lives (Queen) 4:16
9. Delilah (Queen) 3:35
10. The Hitman (Queen) 4:57
11. Bijou (Queen) 3:37
12. The Show Must Go On (Queen) 4:36

Noten el primer listado: hay 9 canciones señaladas con asterisco. En ellas noten la duración. En efecto, las canciones marcadas son más cortas en tiempo que las versiones de CD. Fíjense en Bijou: su versión en LP es cortísima. Innuendo tuvo la particularidad de tener versiones distintas en vinilo que en CD para sus canciones. Además, la canción Don’t Try So Hard venía en posiciones diversas en LP y CD: 9º y 5º, respectivamente. Lo otro que ya venía de la época de The Miracle eran los créditos: todas las canciones estaban adjudicadas a Queen como conjunto.

Los temas de Innuendo empezaron a grabarse meses antes del lanzamiento de The Miracle. En estricto rigor, todo se grabó entre marzo de 1989 y noviembre de 1990. Innuendo fue un exquisito fruto, producto del trabajo en extenso en Suiza (Mountain Studios, en Montreux) e Inglaterra (Metropolis Studios, en Londres, los mismos del video de Headlong).

Si bien Queen, en su “segunda era”, lanzó materiales exitosos como The Works o A Kind Of Magic, lo de Innuendo abarcó una supremacía indiscutible. Muchos lo alaban en exceso, y algunos lo citan como su disco predilecto, incluso, por sobre el celebérrimo A Night At The Opera. Innuendo es un trabajo colosal, y con ello, implicó una merecida resurreción de la banda, que no se vio fortalecida después de lanzado el disco del milagro.


Los puntos fuertes del disco fueron… demasiado fuertes. Para citarlos, me voy a los extremos del disco: Innuendo y The Show Must Go On, dos piezas soberbias. Lo del tema Innuendo (y pensar que esa palabra es mencionada sólo una vez en toda la canción) ya constituye un clásico: aires marciales y flamencos son los primeros elementos que se nos vienen a la cabeza. La censura también: de hecho, el videoclip tuvo que ser editado por su “fuerte contenido bélico”. ¿Otro agregado especial?. Junto a May, Steve Howe (el de Yes) participó en las guitarras. La introducción para el último disco de Queen con Freddie en vida nos hacía presagiar que el resto sería potente. Innuendo es esa canción que atrevidamente es comparable con pesos pesados como Bohemian Rhapsody y The March Of The Black Queen. ¿Tiene los méritos?. Por supuesto.

El otro extremo del disco es The Show Must Go On. No se trata de “otra canción más con una linda melodía“. No, Queen hizo varias de esas. Acá habían elementos más potentes. Si bien la Reina tuvo en sus letras un asumido talón de Aquiles, lo de TSMGO es estremecedor y emocionante. Ya el título nos sugiere que la historia no involucra un final feliz. El carácter profético del mismo marca al disco y a la persona misma de Freddie. Para la gente más sensible, simplemente el tema resulta penoso y hasta injusto. Freddie tuvo el coraje y la tremenda garra para seguir haciendo música, a pesar de su alicaído y debilísimo estado de salud. En vez de reposar adecuadamente con motivo de su enfermedad, Farrokh mostró una actitud que para mí lo hizo y lo hace más que un maestro. Esa misma actitud ante la vida no la pudo haber hecho cualquiera, así que cada vez que esc

ucho ese tema, me parece un tanto desgarrador. El ímpetu de Mercury emociona e impacta.

Mismo ímpetu se percibe en These Are The Days Of Our Lives. Freddie se nos fue en noviembre de 1991. 6 meses antes, grabando en los Limehouse Studios, él y el resto del grupo se disponen a grabar el video clip para esa canción. Ya a esa altura, Mercury estaba muy delgado, con cuidados especiales y meticulosos, sobre todo en su vestuario y en la iluminación del estudio de grabación del video. Por más que el hecho de ver a Freddie así floreciera el morbo de los insensibles, al maestro eso no le importó: la prioridad era seguir haciendo música y complacer a nosotros, los fans. Si eso no es aplaudible, ¿entonces qué?. Si bien nunca fui muy seguidor de las composiciones de Roger Taylor en Queen, asumiendo que sus primeros aportes en el grupo no fueron importantes, me da por pensar que con el paso del tiempo, Taylor fue creando mejores canciones. Como ésta. La otra canción tayloriana del disco es Ride The Wild Wind, tema que en más de una ocasión fue interpretado por Taylor en presentaciones solistas.

Brian May hizo un préstamo. Raro decirlo. Así como Roger Taylor creó Radio Ga Ga inicialmente para su disco solista Strange Frontier, May hizo lo mismo con Headlong y I Can’t Live With You. Estos temas estaban contemplados para Back To The Light, a priori, el álbum más exitoso en la carrera solista de Brian.


I’m Going Slightly Mad es un tema que sólo me empezó a gustar cuando lo relacionaba con su video. I’m Going… es una de las primeras canciones del disco que se grabó. Es de esas creaciones que hacen de la Reina algo tan único: un video extravagante, con un ambiente algo freak, y un sonido suave, acompañado de una voz de Freddie algo seria, poco estridente, casi con aires de modestia vocal.

Del disco me encanta Bijou. Y ahora, aún más, con todo esto de los conciertos de Q+PR en que se usa la canción y la imagen del maestro. Esta joya francesa de la dupla May-Mercury es preciosa y precisa. Es otro tema peculiar, de tantos que hizo el grupo. Don’t Try So Hard es una canción que se le suele atribuir erróneamente a John Deacon. De hecho, las letras son de Freddie Mercury. Acá el maestro sorprende con una voz más femenina aún y con ese recurso que no usaba poco y nada, el falsetto (o falsete).

All God’s People es comparable con Headlong o I Can’t Live With You. Si bien estas dos últimas canciones estaban contempladas para Brian May y su disco en solo, AGP se concibió inicialmente para el disco Barcelona. Y basta con observar los arreglos de esto: Mercury y Mike Moran, el mismo que trabajó con Freddie en ese disco. ¿Alguien dijo coros potentes?. Tómenlos y disfrútenlos en esta canción.

The Hitman es el lado más rockero del disco. La particularidad más significativa del tema es el demo que grabó May con su voz, y que hace creer a varios que TH es de su autoría. En estricto rigor, todos los queenies habrían participado en las letras de la canción, y Freddie, en la creación de la música. Acá es cuando May hace de las suyas y emprende con la inigualable Red Special unos momentos breves pero contundentes de sonidos heavies.

¿Faltaba Delilah?. Sí. Es el tema que crea aires polémicos. Minimamente polémicos, en todo caso. Es de esas canciones que muchos fans no aprueban, partiendo por el trama mismo de la canción. No es muy normal que alguien componga algo para dedicárselo a una de sus mascotas. En este caso, a un gato. ¿Hay que defender al maestro?. No lo sé, pero con el estado en el que estaba, era aceptable que Freddie se mandara una licencia como ésta. El maestro era un loco. Loco pero genial.


Doce temas revisados, pero la historia no acaba. Podríamos sumar Lost Opportunity, canción de May que en realidad no me agrada, y que apareció en el single de I’m Going Slightly Mad, como b-side en la versión CD del sencillo. Lo otro que pudo considerarse es Freedom Train, tema del disco Happiness?, de Taylor, del año 1994. En las sesiones del disco se gestó la idea para la canción, pero muchos detalles no hay sobre esto. Además, hubo temas de las sesiones de Innuendo que conocemos pero sólo como demos que no dieron el gran paso de lanzarse oficialmente: My Secret Fantasy, Robbery y Self Made Man.

La incógnita perdura hasta el día de hoy con Face It Alone y Assassin. Son casi un mito. Se conocen algunos segundos de FIA, pero los entendidos aseguran que la duración real de la canción es de larguísimos 11 minutos. ¿Llegará el día en que conozcamos íntegramente la canción?. No sé. Y el caso Assassin es más incógnito aún. Han aparecido demos, pero considerados fake por los queeneros avezados.

Mother Love y A Winter’s Tale son, hasta donde se sabe, las últimas canciones que compuso Freddie en vida. Sí, ninguno apareció en Innuendo, pero vale la pena mencionar a las canciones entre la época del disco y de la extinción de Bulsara. Serían, además, las últimas canciones cantadas por el maestro. Es un caso personal pero acá veo a Freddie casi como un héroe. El SIDA avanzaba fulminante en su organismo, pero a Bulsara no le importó y tuvo tiempo para inmortalizar su voz en ambos temas. Y con una emoción que se destaca aún más, sabiendo de su crudo momento. La carga emocional que Freddie Mercury impregna en ambos temas encanta, y 4 años después de su muerte, todo ello apareció en un disco (Made In Heaven), esa especie de homenaje a la memoria de uno de los más grandes.

En pocas palabras, Queen es grande, y este disco, también. No hay más palabras, con lo descrito y escrito antes me es suficiente.

Por si alguien se tentó:

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=cpys1c3jCNs&hl=es&fs=1]

Pregunto, ¿qué opinión les amerita Innuendo?. Comenten con libertad.

Eso es todo, muchachos. Espero que tengan un gran día, se cuidan, adiós.

Del archivo de EBDQ: así se hizo el video Time, de FM.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *