El Blog de Queen

El sitio de Freddie Mercury, Brian May, Roger Taylor y John Deacon

La valoración hacia Brian May

Author: Sin Comentarios Share:


Buenas. En una de mis crónicas pretéritas hablé aisladamente de la calidad que tenía el chascón May como compositor. Y me surgió la tímida idea de pensar si en verdad Brian May era un genio incomprendido.

¿Estoy EXAGERANDO?

Capaz que esté hablando como queenero y no haciéndolo imparcialmente. Pero es que sigo testarudamente pensando en eso. Creo que la obra del Doc May no ha sido valorada como debiese serlo. Se ha hablado insistentemente de que Freddie, junto con su descomunal voz, tenía como plus el crear composiciones brillantes.

Pero el señor May, quizás, era tan bueno como Freddie, pero son pocos los que han tomado en cuenta ese punto, sin desmerecer, claro, los aportes de Roger y de John (éste último, calidad en vez de cantidad).

El señor May era y es de una inteligencia anormal, prolífica y diversa. Ya hemos dado cuenta de sus conocimientos astronómicos, con publicaciones escritas, doctorados y todo eso. La creación en los años “sesentosos” de su Red Special es otro punto a favor del chascón. Y lo de sus canciones, mejor. Un artista íntegro, un auténtico master.

Revisemos:

3 de cada 10 canciones fueron compuestas (o intervenidas en demasía) por May. Junto a Bulsara, compusieron el grueso de las canciones de Queen, constituyendo, en algunos álbumes, un pseudo “duopolio”.

Del primer álbum de Queen, QUEEN a secas, May escribió Keep Yourself Alive, en 1970. Hizo lo mismo con Doin’ All Right, con Tim Staffel, en plena época de Smile, Son And Daughter en 1970 y The Night Comes Down en 1971. A gusto personal, me quedo lejos con Keep Yourself Alive. Es una muy buena canción para haber sido sólo el álbum debut de una banda que era emergente y que surgía teloneando a bandas como Mott The Hoople. Era la época en que tuvieron que pasar 3 bajistas distintos antes de Deacon. Esa historia será contada después.

En QUEEN II podemos ver quizás al mejor Brian de todos los tiempos. El mítico lado blanco era casi de exclusividad del chascón, si no fuera por The Loser In The End, de Taylor. Las 4 canciones que compuso May para este subvalorado álbum son auténticas obras maestras: Procession, Some Day One Day, Father To Son y White Queen (As It Began), aunque igualmente Freddie intervino en los arreglos de estas dos últimas canciones. De esa suculenta lista me quedo con la “Reina Blanca”. Época espectacular de Queen y de Brian, los gloriosos años 70.


SHEER HEART ATTACK fue otro álbum con composiciones “chasconas”. Brighton Rock fue una de ellas, por más que la canción fue escrita en un principio para Queen II. Además de lo buenísima de la canción, Brian se luce con su RS en un solo de esos que pocos saben hacer. Tarea de virtuosos.

Vamos a A NIGHT AT THE OPERA. 4 canciones en Queen, 4 en Queen II y 4 en Sheer Heart Attack. Sí, en ANATO también fueron 4, sin considerar los arreglos de May en God Save The Queen, el célebre himno británico. Esa contundente creación que es The Prophet’s Song, adivinen de quién es. Sí, del Doctor Brian May. Otro punto positivo para el maestro.

Pasamos de una noche en la ópera a A DAY AT THE RACES. Mejor ni les digo cuantas canciones compuso May porque lo más probable es que le atinen. A modo personal, la brillantez del Brian Harold se ve genuinamente en este álbum: Long Away, Tie Your Mother Down, White Man y Teo Torriatte (Let Us Cling Together), ésta última con la colaboración de Chika Kujiraoka en los vocablos nipones. Lo especial de Tie Your Mother Down es que esta canción la escribió May en territorio insular español, en Tenerife, y al principio May estaba disconforme con el título, pero Mercury lo aconsejó a que se mantuviera con él.

Siguiendo con la manía de las 4 compocisiones por álbum, Brian le ofrecía al mundo queenero más material de su cacumen en NEWS OF THE WORLD. De acá destaco dos canciones: It’s Late y We Will Rock You. Sí. Ese tema tan conocido por queeneros y no queeneros es por obra y gracia del espíritu May. Y pensar que la génesis de esa canción se remonta en un concierto en Birmingham, pero eso es otro cuento. May se encargó de concebir una canción archiconocida. Más puntos.

Acá el aporte May quizás pasó más desapercibido. Otra vez fueron 4 los aportes de May al grupo en JAZZ. El más célebre, y por lejos, es Fat Bottomed Girls. El resto era Dead On Time, Leaving Home Ain’t Easy y Dreamer’s Ball.

Era el álbum del debut de los sintetizadores y de las performances de Freddie con la guitarra. Y quizás, un álbum más “democrático”. Claro, en THE GAME la repartición en las composiciones fue más pareja: Mercury y May tenían 3, Deacon y Taylor lo hacían con 2. May compuso Sail Away Sweet Sister. Y las otras dos obras que compuso May y que me gustan son Dragon Attack y Save Me. Ese temazo de la “palomita” era obra del chascón May. Excelente.

¿Es necesario hablar de FLASH GORDON?. May intervino en casi la mitad de las 18 canciones que componían el tracklist. Vaya producción. Pero lo más destacable es lo del Flash’s Theme, el mismo tema que terminó apareciendo en los Greatest Hits. Sí, acertaron, es de Brian May, era que no.

Llega HOT SPACE. Queen sigue con eso de los sintetizadores (Roland Jupiter 8 y Oberheim OBX), a excepción de dos canciones: Calling All Girls y Put Out The Fire. Quizás Put Out The Fire no sea tan buena pero me gusta mucho esa canción, es sólo una opinión irrelevante y personal. Es de May, claro. Las otras dos creaciones de May son Dancer y ese aire de balada de Las Palabras de Amor (The Words Of Love).

Es hora de THE WORKS. Volvimos a las 4 composiciones de May, aunque con una salvedad: dos son de composición exclusiva de Brian (Tear It Up y Hammer To Fall, dos temones) y dos con intervenciones compartidas: en Machines, May intervino en la música y los arreglos. Taylor lo hizo en la letra. Y en Is This The World We Created…?, hermosísima canción, aunque lamentablemente corta, May interviene en los arreglos y la música. Mercury se encargó de escribir una de las mejores letras que Queen hizo alguna vez en cualquiera de sus canciones.


Si bien el aporte en A KIND OF MAGIC fue breve, May dejó su huella en forma potente con Who Wants To Live Forever, uno de los mejores temas del “Queen ochentero”. Compuso, además, Gimme The Prize e intervino en la música en One Vision.

En THE MIRACLE, TODAS las canciones, sin excepción, fueron acreditadas como compuetsas por Queen, no por los integrantes a modo exclusivo. Pero claro, May fue más participativo en algunos temas, pero no en cualquiera: I Want It All y Scandal fueron producto de un momento de sabia inspiración del Chascón. Aunque tuvo algunos aportes aislados en el resto de las canciones, por ejemplo, en las letras de Party, junto con Freddie y Deacon. Dedo para arriba para May, sobre todo por la dosis rockera y pot

ente que impregnó en I Want It All….. and I want it NOW.

Damos paso a INNUENDO. En algunas de las canciones, fue más de un integrante el que intervino. May intervino en las letras íntegramente en Headlong y I Can’t Live With You (problemas amatorios inspiraron esta canción). Brian intervino en los arreglos en The Hitman (con John) y Bijou (con Freddie). Lo que finalmente hay que recalcar es lo de The Show Must Go On. Por más que el contenido de la canción atañe al momento final de Freddie en vida, el cerebro máximo de este pedazo de canción de canción fue el señor Brian May. ¿En serio?. En serio. May intervino en la melancólica letra (junto a Freddie, obvio), en la música (con John y Roger) y en los arreglos. Los 4 de Queen dieron vida a la canción, pero Brian fue el gestor máximo de esta obra maestra. Algo para valorar en May.

Ya de MADE IN HEAVEN no puedo hablar mucho porque lo hice recientemente, pero si queremos ver qué engendraron las neuronas sabihondas del capo de la astronomía, basta dar dos ejemplos macizos: Mother Love, junto a Freddie, y Too Much Love Will Kill You.

¿Vieron?. El aporte de Brian a Queen no sólo bastó con escribir hartas canciones y ya. Revisando cuidadosamente sus obras, nos percatamos que hay varias que son dignas de admirar, y que nos confirman que Brian fue, mientras estuvo en Queen, un compositor espectacular, pero insisto, creo que mereció mejor suerte.

Se habla de muchos grupos y de artistas que se emancipan de los mismos para emprender en carreras solistas, con disímil éxito. El caso May es muy interesante. Como compositor debiese estar a la altura de los grandes, pero da la sensación, a veces, de que fuera “uno más del montón”. Y no por culpa de él.

Cabe la pregunta:

¿ES EFECTIVAMENTE BRIAN UN “GENIO INCOMPRENDIDO”?

O será que nuevamente estoy exagerando y hablando con excesiva adulación. No lo sé. Espero sus respuestas y puntos de vista por ACÁ. Ya gente, me voy, suerte, se acaba el año. Adelante estudios.

Suena I’m Leaving You, de Scorpions.
SEGUIR LEYENDO…

Previous Article

Stutter Rap – Morris Minor & The Majors

Next Article

"Queeneros"

You may also like

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *